Retos y medidas para el control y seguridad de tus datos

Los tiempos que están atravesando las empresas se pueden definir perfectamente bajo un par de palabras: desafío constante. Son muchos los cambios a los que se enfrentan a diario. Nuevos modelos de negocios, consumidores más preparados y exigentes y, como no, las nuevas tecnologías y sus incesantes avances. La clave de estos cambios y de la capacidad evolutiva de una empresa la da la información. Sobre todo el cómo se es capaz de gestionarla y analizarla para transformarla en estrategias. Y como no la seguridad de esos datos.

Ahí está la cuestión. Se generan muchos más datos de los que las empresas son capaces de manejar y depurar. El ritmo de obtención de datos es masivo y sobrepasa la capacidad de traducción de los mismos. Esto choca con el mundo actual, ya que en un contexto tan competitivo la información ayuda a marcar la diferencia y dirigir las decisiones empresariales con éxito.

Móviles, tablets, televisores y todos los dispositivos electrónicos donde se manejan datos e información son medios para que estos lleguen a las empresas y sean almacenados en las instalaciones de los Centros de Datos.

Medidas de seguridad de datos

Los datos son la herramienta más importante de las empresas, ayudan a construir la visión estratégica de una compañía. De ahí la gran inversión que se hace en su cuidado y manejo. Desde captar a un cliente hasta la elaboración de una nueva línea de productos, pasando por medir el rendimiento de la corporación, se hace a través de los datos. Y estos reducen costes derivados de la incertidumbre y posibles fallos.

Su seguridad, puede verse afectada por incidentes físicos, como incendios, robos o descarga eléctrica. También son decisivos los errores humanos que lleven al borrado de archivos o a ciberataques que peligren la información y no la tengamos disponible, como el ramsomware. Por ello es necesario tomar medidas de seguridad de datos.

A continuación os dejamos una serie de medidas recomendables para que las empresas puedan gestionar, controlar mejor y asegurar sus datos.

  • Formación digital del personal. Educarlo no solo en cuestiones técnicas y de análisis de datos, también en seguridad, ya que el principal problema en la ciberseguridad es el propio usuario. Las empresas las hacen las personas, de ahí la importancia de su inmersión en la cultura digital. Aumenta la productividad y eficiencia del empleado, por mayor conocimiento y satisfacción sobre tu propio puesto de trabajo.
  • Proteger redes y routers. Tener redes diferentes para el trabajo y para uso del personal o invitados.
  • Almacenamiento externo a sus propias instalaciones. Esto libera en cierta medida a los responsables de IT de las empresas, ya que es un motivo menos de preocupación por los equipos de almacenamiento internos y su mantenimiento. Se aseguran de que sus datos siempre estarán disponibles y así la empresa podrá continuar tu negocio sin problemas. Soluciones como el Cloud Computing asegura toda la información en el momento, su disponibilidad y acceso. Además, realizan copias de seguridad periódicas por lo que los datos estarán protegidos en cada momento.
  • Cifrado de la información: Evitar que sea legible la información para así poder almacenar los datos o moverlos con mayor protección, evitando a aquellos que no tienen las claves de descifrado.
  • Actualizar los dispositivos siempre a su última versión. Esto se hace porque cada versión corrige los posibles fallos de seguridad de la anterior y evita brechas de seguridad.
  • Uso de herramientas y programas de seguridad. Contraseñas que se reciclen continuamente, antivirus… Es decir, invertir en ciberseguridad, evitar virus, malware debe ser una prioridad.
  • Control y monitorización. Es importante prevenir que no se sufran pérdidas o daños en los datos, pero también controlar cuando esos métodos no funcionan y tenemos que realizar acciones de mejora.

Tecnología e información son las dos premisas actuales que hacen que las empresas no se queden a atrás. Como hemos dicho, los datos son lo más importante y es necesario tenerlos siempre disponibles, dentro de la complejidades que van surgiendo cada día. Estas medidas de seguridad de datos, entre otras, facilitarán su protección a los encargados del cuidado de la información.

Las empresas deben prevenir su pérdida con buenas acciones internas y prever un sistema de respaldo para su recuperación si fuera posible. Ya son cada vez más las empresas concienciadas en ello, que apuestan por un buen sistema de cuidado de datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top